Elecciones 2015: Tres episodios breves de comunicación en campaña

Elecciones 2015: Tres episodios breves de comunicación en campaña

Ya sabemos todos lo que han pasado en las elecciones generales de 2015: el PP obtuvo una victoria simple, Mariano Rajoy tendrá complicado formar gobierno, los pactómetros se van a poner de moda y media Europa abre sus portadas con Pablemos en la plaza del Museo Reina Sofía. A lo largo de esta campaña que parece haber durado toda la vida, he tomado una serie de apuntes que finalmente no se convirtieron en post por si mismos. Por lo tanto, los he recuperado y reconvertido en este post del que podemos sacar algunas claves relativas al ganador (Partido Popular) y a los dos grandes perdedores: Izquierda Unida y UPyD.

El hipster del PP fue acertado

Soy consciente de que mi opinión no es mayoritaria. Me explico:

Dentro de los «microvídeos electorales» que se hacen en las campañas para internet, uno de los más llamativos estaba protagonizado por aquello que en francés se llama «generación bobo»: tres tristes hipsters de Malasaña muy preocupados porque el novio de su amiga, un barbudo gafapasta y potencial lector de Pitchfork, va a votar a Mariano Rajoy.

En las redes sociales muchos no dudaron en hacer el chiste fácil, crear memes y compartir el video para «reirse de los peperos», como si eso lo desacreditara. Al hacer eso, lo que estaban consiguiendo en realidad era dirigir el mensaje hacia donde quería el PP: el votante popular al que le da vergüenza reconocer que apoyará a Rajoy, en parte porque motivos tiene para ello. El eslogan final, «somos el partido más votado porque nos vota gente muy diferente», es uno de los mejores de toda la campaña.

Lástima para el PP que cometieran un error de cálculo: como parte del plan, tocaba subir en la cuenta de Twitter de Rajoy una foto del candidato con un «hipster». Y lo entrecomillo porque hubiera sido más acertado salir con el protagonista del anuncio, aún siendo un actor. En vez de eso, la foto compartida era de otro tipo barbudo, un militante popular, que en realidad resultaba ser un capillita rociero con apetencias por Amanecer Dorado. Es decir: habían mentido. Para arreglarlo, el comité de campaña contraatacó con otro video que recalca la idea principal y en el que, ya de paso, aprovechan para reirse de quienes les criticaron.

Y parece haberles funcionado: 7 millones de votos, 123 escaños.

En resumen, creo que este enfoque de «nos votan de todas clases» (junto con la apuesta por el voto rural) uno de los pocos aciertos que ha tenido el PP en esta campaña por dos razones: 1) el votante dubitativo del PP puede optar por Ciudadanos o abstenerse, y 2) lo que menos le gusta a una persona es que venga alguien a darle lecciones morales sobre a quién debe votar, en vez de persuadirle para que cambie de parecer.

UPyD: los bordes no suelen caer bien

Un mantra repetido entre los partidos que han fracasado es el «silencio de los medios de comunicación», sin tener en cuenta que Podemos y Ciudadanos les robaron el show porque tenían más tablas en medios de comunicación, más capacidad de marcar agenda y más credibilidad como «nueva generación política». Ni Izquierda Unida (creada en 1986) ni la UPyD de Rosa Díez (en activo desde 1977) podían vender eso, pero los magenta aún tenían una baza que han desaprovechado: su lucha judicial contra la corrupción, entre ellos el caso Bankia.

A lo largo de su vida que ya parece acabar, UPyD nunca ha sido un partido simpático. De hecho, han culpado de todos sus males a la gente que no les ha votado, y tampoco han logrado que sus votantes se sientan partícipes de lo conseguido. Eso te limita mucho si consigues 1,1 millones de apoyos entre 22 millones de votos válidos. Lejos de corregirlo cuando Ciudadanos les estaba comiendo terreno, la propia Rosa Díez ha reforzado ese rechazo con una frase que destila prepotencia: «habíamos creado un partido para Dinamarca en España». Como si ellos fuesen el Real Madrid pero estuvieran obligados a jugar en el campo del Villaverde Boetticher.

CWiCouRWEAAwJnx.jpg
También podríamos hablar de la cutrez que ha rodeado a toda la campaña electoral, a pesar de que disponían de medios suficientes.

La reacción habitual a comentarios así es «tú te lo pierdes», y así ha pasado: cero escaños, un millón de votos menos (tienen 153.000) e incluso les ha superado el Partido contra el Maltrato Animal (PACMA), al que no le ha hecho falta aparecer en ningún debate electoral. En UPyD estaban tan obsesionados con salir por televisión (hasta disfraces de gallinas) que se han olvidado de lo básico: empatizar.

Y desde luego, anunciar la retirada de tus procesos judiciales contra la corrupción echándole la culpa a quien no te vota es la traca final.

Sólo con Twitter no se ganan escaños

Izquierda Unida tiene razones para quejarse de la ley electoral: sacar un escaño en circunscripciones pequeñas les cuesta Dios y ayuda. Sin embargo, su último fracaso (2 diputados por Madrid… y nada más) no se debe solo a eso. Han perdido más de 700.000 votos, el partido está destruido a nivel interno, Podemos ha obtenido 69 escaños (ni Anguita) y todo ello, sumado a las deudas acuciantes, deja a IU al borde de la serie B.

Las únicas opciones de Alberto Garzón pasaban por Madrid y alguna sorpresa de última hora. No es de extrañar, pues, que la campaña en redes sociales estuviese centrada en Garzón a unos niveles de personalismo similares a los de Pablemos en las europeas de 2014. ¿Cómo es posible? Por el cacao de marcas que tienen: Izquierda Unida está devaluada aunque sus cuentas son las que más seguidores tienen; la marca de la coalición «Unidad Popular» nunca llegó a cuajar… ¡y en otras comunidades se presentaban con Podemos! Un cachondeo. Al menos fueron creativos.

garzon
Mucho «Melofo» y poco «Melovo…to»

Además de este berenjenal, está el asunto del tono seguido en Twitter y Facebook al que ya dediqué un post la semana pasada. Con todo el mundo centrado en cuatro partidos, ellos hicieron ruido para que la gente no se olvidase de que seguían ahí. Y no me parece mal. El problema es que daban la sensación de que todo les valía: memes, chistes internos, las modas de turno… En este reportaje de El País se explica la estrategia que seguían:

Es decir, el objetivo no es (o no únicamente) hacer reír a los seguidores, sino movilizar a la militancia y a los simpatizantes en redes. Miguel añade que esta clase de comunicación “nos permite escuchar a la gente. Antes se lanzaba el mensaje y ya está, pero ahora se busca el diálogo”. La estrategia también les permite identificar diferentes grupos de personas que les siguen.

Hasta aquí, todo correcto. Se trabaja así. No obstante, se obsesionaron con ser virales todo el rato. Muchas referencias eran forzadísimas, incluso metieron el video de «los Burlaos». Y ese tono guasón te sirve para crecer en seguidores, pero difícilmente se rentabiliza cuando Twitter no es representativo de la sociedad y la mayoría de votantes de izquierda están precisamente hartos de sentirse la minoría. Quieren ganar por una vez. Y Podemos se los ha llevado con un discurso ganador, mucho más eficaz que subir vines de gatos.

Resumido: unos vendían cambio y otros vendían gifs de Tumblr.

Anuncios

Elecciones 2015: Izquierda Unida no supo aprovechar su ausencia del debate

Elecciones 2015: Izquierda Unida no supo aprovechar su ausencia del debate

Después del debate a cuatro para las elecciones del 20 de diciembre en Atresmedia (un 48% de share, nada menos), muchos son quienes se han parado a analizar el papel de Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera. En Café Caracoles he preferido centrarme en como gestionó Unidad Popular, Izquierda Unida o como quieran llamarse ahora la ausencia de su líder, Alberto Garzón. Éste no fue invitado pese a tener grupo propio en el Congreso porque sus expectativas de voto son escasas.

La tónica general durante el debate fue la más lógica: como no saldrían por la tele, los muchachos de Izquierda Unida utilizaron las redes sociales para reflejar que Garzón no estaba. Incluso el propio Alberto, de viaje en Alicante mientras el resto estaban en Madrid, no dudó en hacer una comparación (falaz, por cierto) en el mensaje con más interacciones.tuitfacebook.jpg

Cualquier analista te puede decir que aporta simpatía en redes o que el número de seguidores de Izquierda Unida ha aumentado en X personas. Eso es quedarse con la broma del momento, algo muy de Twitter. El problema para IU es que en su canal de redes sociales (integrado en una estrategia de comunicación, se supone) fallaron al explicar las alternativas a PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos. Cualquier propuesta (porque metieron varias) quedó diluida en un mar de chascarrillos, gifs incluso bromas internas del equipo de community managers.

fuerteaplauso.jpg
No, en serio…

En ese sentido, creo que para #7DelDebateDecisivo deberían haber seguido una estrategia más sencilla. Lo primero era coordinarse con el equipo de campaña para preparar respuestas sobre el debate en todos los bloques, porque se sabía desde hace semanas que se dividiría en bloques, e irlas sacando con distintos formatos: fotos, gifs (informativos, no de bebés mojándose la cara), videos breves, incluso streaming por Youtube o Periscope. Hecho esto, el segundo paso es dejar bien claro que Atresmedia no ha querido invitar a IU pese a sus más de 1,6 millones de votos en 2011. Eso al menos sí lo cumplieron.

La sensación general con la que me quedo es que IU se ha dedicado a quejarse y a bromear, sin ofrecer explicaciones al votante de lo que nos estamos perdiendo con su ausencia. Yo al menos no eché en falta a Garzón en ningún momento, y eso que el hashtag para seguir la red de conversaciones era #FaltaGarzón.

Y desde luego, estrategias del tipo «hazte una foto con tu gato» o «saca un meme de nuestro programa electoral» (algo también propio de UPyD, VOX e incluso el PP) son más propias de empresas sin carisma (ya saben, mensajes de mierda como «es lunes, empieza el día bebiendo uno de nuestros cafés :) ») que de alguien que busca cambiar la forma de gobernar. La línea entre hacer una broma para caer bien y la desesperación por llamar la atención es muy fina.

Esto sí es un mensaje viral. Es del partido que le está robando a IU la mayoría de votantes desde 2014. Ellos deberían saber por qué. Una pista: no es solo porque aparezcan más veces en la tele.

Elecciones 2015: medios de comunicación en los programas electorales

Elecciones 2015: medios de comunicación en los programas electorales

No sé si las elecciones generales de 2015 serán «las más importantes de nuestra vida», como dicen algunos, pero no cabe duda que están suscitando interés. A diferencia de 2011, donde todos sabíamos que el PP obtendría mayoría absoluta, aquí hay nuevos partidos políticos con opciones de victoria y un cambio generacional. Y muchas cosas en juego. Café Caracoles aprovecha el inicio de la campaña electoral para analizar, al igual que en los pasados comicios, qué lleva cada rival sobre medios de comunicación en su programa electoral. De forma breve. Lo prometo.

Partido Popular

descarga
Resumen de la comunicación de Rajoy desde 2011 hasta 2014.

Mariano Rajoy ha puesto el país patas arriba en estos últimos 4 años. Se podría decir que le ha pasado lo mismo que a Aznar cuando sacó mayoría absoluta: medio país ha acabado harto de él. La lista es larga: corrupción, Bárcenas, 50% de paro juvenil, aumento de pobreza, precariedad, lo de Cataluña, nepotismo, la pérdida de las alcaldías más importantes en las municipales…

…y respecto a este post, la contrarreforma de RTVE. Primero lo hizo con timidez, luego vetó a periodistas, después modificó la ley para elegir presidente, y en 2014 tuvo la desfachatez de nombrar a dedo como director al tipo que hundió Telemadrid: José Antonio «yo voto al PP y seguiré votando al PP» Sánchez.

Por supuesto, gobernar con tics autoritarios es lo que te pide el cuerpo cuando tu cultura democrática es muy básica y tienes para ti solo la mitad más uno del Congreso. El problema es que esa gestión torpe ha hecho que la audiencia de RTVE salga pitando (caída de 6 puntos porcentuales de share en solo tres años), los empleados estén al borde de la sublevación y el Telediario sea incapaz de generar información relevante. De hecho, el único programa influyente de La 1 en lo que llevamos de 2015 ha sido ¡el de entrevistas amables de Bertín Osborne!

rajoy

El PP no ha prestado demasiada atención a los medios en su programa electoral, presentado por fascículos. No les hace falta: los cambios de RTVE ya están hechos, las frecuencias de TDT nacionales ya se han repartido, y el ente público está tan ahogado por la deuda que en algunos mentideros sobrevuela la amenaza de un ERE en 2016, aprovechando que vence el convenio colectivo. Para qué más. De lo poco reseñable está promover la versión original en la programación juvenil y prestar atención a la tele en UHD, porque el futuro está aquí.

No obstante, esta situación puede tener fecha de caducidad si el próximo parlamento está tan fragmentado como vaticinan las encuestas. Y aquí es donde paso a analizar al resto.

Partido Socialista Obrero Español

Action_Man_(Panini)
Poca naturalidad.

Hace algunos años, el hundimiento del PP estaría precedido por una victoria clara del PSOE. Pero los tiempos cambian. Resulta que este partido vive en crisis permanente desde 2011, cuando se comió la mayoría absoluta pepera, y sigue sin levantar cabeza por el surgimiento de nuevos partidos que le han comido la tostada. Para colmo, su candidato es Pedro Sánchez: el señor con menos naturalidad de España y que imprime un toque forzado en todo lo que hace: leer discursos, medirse en un debate, una entrevista con Pablo Motos… con una sonrisa de anuncio, eso sí.

Esto jode un poco porque el PSOE es el partido que (a mi juicio) mejor explica sus propuestas para medios. Le dedica un artículo propio, «Una visión progresista de la sociedad de la comunicación», con el que coincido en casi todos sus puntos: las críticas al PP por cargarse la independencia de RTVE, la mención a la pérdida de peso social del periodismo, la nula supervisión… todo lo que ha pasado en estos últimos cuatro años está ahí.

Hecho el diagnóstico, las propuestas son bastante similares a las de otros de los llamados nuevos partidos. Solo que los socialistas sí han podido llegar al poder. ¿Recuerdan que Zapatero (2004-11) dejó el proyecto de Consejo Audiovisual muerto de risa en un cajón? Pues Pedro lo recupera con el nombre de Consejo Estatal de Medios Audiovisuales. Y respecto a nuestra radiotelevisión pública, todo se resume en esta frase de cosecha: «volver a la RTVE de 2008».

Regresar al modelo de elección de la Presidencia y las consejerías de la Corporación RTVE mediante una mayoría reforzada de dos tercios del Congreso para garantizar la independencia y el pluralismo…

Así de simple: si era lo que funcionaba, conviene recupéralo y actualízarlo un poco para corregir defectos. Con un Congreso «a cuatro» van a tener que pactar la dirección por obligación, algo que antes no ocurría porque el mayor cometido del PP entonces era boicotear cualquier nombramiento. Y si Rajoy sigue, no duden que eso se mantendrá.

pedro-sanchez-salvame--575x323
El día que Pedro mintió a Jorge Javier Vázquez.

Si bien el texto del PSOE es con el que más coincido, discrepo en dos puntos. El primero es este párrafo entero, precisamente porque creo que si algo le sobran a los medios de comunicación españoles es que alguien los subvencione.

Promover líneas de crédito y ayudas financieras del Instituto de Crédito Oficial, específicamente diseñadas para el sector de la prensa escrita, tanto para empresas como para autónomos.

Y el segundo es que todos conocemos al PSOE. Zapatero tuvo ocho años para blindar la ley de RTVE, que el PP se encargó de boicotear y posteriormente eliminar, y no lo hizo. Tampoco se atrevió a aprobar el Consejo Audiovisual, ¡aún cuando tenían el borrador de proyecto de ley!. Para su desgracia, esta vez hay dos partidos nuevos que piden su oportunidad. Eso, y que creerse a Pedro Sánchez es como creer que «Experto de Lavavajillas» es un informativo real.

Podemos

descarga (2)
«Permíteme que insista».

En 2011 no habría imaginado que veríamos un nuevo partido a la izquierda del PSOE, sin la gerontocracia de IU y cuyo aspirante presidencial sería un profesor de la Complutense y presentador de Tele K (la tele de Vallekas) en sus ratos libres. Pero en cuatro años han pasado muchas cosas y Pablo Iglesias vio la crisistunidad perfecta: tertulias, corrupción del PP y PSOE, elecciones europeas, montaña rusa de sondeos… aún en horas bajas podrían tener un 15% de voto, según el CIS. Y con los medios de comunicación como narrador de este rise and fall, ¿cómo no iban a incluirlos en su programa?

Todo queda recogido en el punto 206, «Reforma de la Ley General de la Comunicación Audiovisual», del que podemos destacar dos apartados. El más llamativo es sin duda este: un nuevo medio de comunicación público (una radio y una televisión) de carácter comunitario.

Reconocer y proteger los medios sociales y comunitarios sin ánimo de lucro (siguiendo las recomendaciones de la Unesco). Esto se complementará con la creación de dos Open Channels de televisión digital terrestre (TDT) y radio con desconexiones locales, gestionados en colaboración con dichos medios como ocurre en Alemania, Noruega o Finlandia.

Lo cierto es que el término open channel es más viejo que la sopa de ajo si nos referimos a él como «medio comunitario». Y «comunitario» debía sonarles muy Cubazuela, así que lo han pasado al inglés para que quede tan guay como networking, inbound marketing y otros términos anglosajones para hacernos el interesante. Un medio de este tipo facilita la producción y el espacio en la parrilla a instituciones sociales, que a cambio deben cumplir unas condiciones de servicio público y pagar el mantenimiento. Pablo lo conoce muy bien porque Tele K funcionaba así.

La diferencia con un canal de vecinos es que el open channel tiene detrás a un primo de Zumosol llamado «estado español».

No obstante, el mayor ejemplo de open channel que se me ocurre no es finlandés o noruego, sino sudamericano. Visión Venezuela (ViVe) es el segundo canal público de ese país y se diferencia del resto (VTV y TVes) en que la parrilla ofrece instalaciones públicas y «garantía de espacio» de difusión bajo una serie de condiciones. Al menos en teoría.

Las otras medidas se resumen en clásicos básicos: despolitizar las empresas públicas, dotar de competencias a los órganos de control interno, crear un Consejo Audiovisual y amenazar al duopolio Atresmedia-Mediaset —que le ha dado casi de comer con presencia en las tertulias— con esto:

Llevar a cabo una revisión de los criterios de gestión del espectro radioeléctrico para garantizar un reparto más equilibrado entre los tres sectores de la comunicación (público, comercial y tercer sector), y conseguir un mejor aprovechamiento de este espectro (de acuerdo con los estándares europeos) que garantice el derecho a la libre competencia y permita mejorar los indicadores del pluralismo.

Ya veremos si en caso de gobernar se atreverán a tanto.

Ciudadanos

ob_b92867_ob-c4eb70-tumblr-nmslk0ug6n1rrsy0to1-5
Tal cual.

Albert Rivera es la otra alternativa para todos aquellos que creen que «coleta morada» es la reencarnación de Hugo Chávez pero no tragan con la carcundia del Partido Popular. Al igual que Podemos, han aprovechado los medios para aumentar su intención de voto hasta convertirse en alternativa presidenciable.Sin embargo, hay dos diferencias: Ciudadanos es un partido nacido antes de la crisis (aunque ésta ha motivado un cambio de rumbo) y no dejan de ser el «Podemos de derechas» que pedía el presidente del Banco Sabadell.

Su «nuevo proyecto común para España» recoge todo lo relativo a medios de comunicación en el décimo apartado, con página y media para un plan general sobre Radiotelevisión Española: promesas de independencia a través de un código deontológico, representantes en el consejo de administración para las organizaciones sociales, presidente elegido por dos tercios del Parlamento… hasta aquí es un calco de la RTVE de Zapatero. Sin embargo, hay pequeñas diferencias. La primera:

Realizar la elección de presidente a partir de un concurso público de candidatos con compromisos definidos hacia el país y la ciudadanía que supongan un contrato de cara a ésta y las instituciones. Las candidaturas serán evaluadas por un comité de profesionales (…) que seleccionarán a una terna sobre la que el Parlamento, por dos tercios de mayoría, elegirá al presidente.

Y en segundo lugar, si bien no se concreta en una medida, se hace mención a las televisiones autonómicas. Con la valenciana cerrada y otras bajo mínimos, dejan caer que RTVE y FORTA deberían colaborar más entre sí. Recentralización para algunos, ahorro necesario para otros, lo que está claro es que aquí Ciudadanos no se ha querido pillar los dedos porque sabe que el estado no tiene competencias para eso, así que lo incluye en la lista de deseos:

En Ciudadanos queremos un modelo de RTVE capaz de (…) coordinar el encuentro con todas las televisiones públicas apoyando su viabilidad.

En cualquier caso, Ciudadanos es experto en adaptarse a lo que quiere oír la gente y su punto sobre radiotelevisión no es una excepción. No dicen nada de regular la concentración en medios privados porque el modelo actual les va bien. En vez de reducción de gasto prometen «una auditoría independiente». Y sin concretar si será necesario el temido impuesto directo, sí mencionan una nueva «Ley de Financiación» que suponemos se pactará, porque no incluye nada más. Un servidor no se fia, y menos aún viendo que la reforma prometida de Telemadrid sigue en punto muerto. La mayor beneficiada, la presidenta regional Cristina Cifuentes, es oh casualidad del Partido Popular.

Unidad Popular (Izquierda Unida)

iutapiero
El tapicero en su propio domicilio.

Izquierda Unida se las prometía muy felices en 2013, en plena ola de corrupción bipartidista, cuando un joven diputado por Málaga llamado Alberto Garzón estaba calentando por la banda para jubilar a Cayo Lara y aupar al partido al estrellato. Dos años después se le viró la tortilla: el auge de Podemos, con un discurso que dejaba atrás el eterno derrotismo izquierdista, y la vergüenza de IUCM hacen que su futuro peligre. De hecho, se quedaron fuera de la Asamblea de Madrid ¡cuando en 2013 aspiraban a ser segundos). La creación de Unidad Popular, amalgama de microfuerzas «true left pata negra», no ha servido para mejorar las cosas: podrían incluso perder el grupo propio.

La parte relativa a medios de comunicación se recoge en el punto 4,7 y tiene parecidos a otros programas. Con el de Podemos, coincide en crear un Consejo Audiovisual y en reordenar el espacio radioeléctrico para evitar oligopolios. Y en el caso de los socialistas, con recuperar la RTVE pre-2011 y añadirle su toque propio: más peso para sindicatos y fuerzas sociales.

descarga (1)
Dramatización de la noche electoral de IU.

Sin embargo, Izquierda Unida tiene ideas propias que no hemos visto en el resto y para su desgracia son las peores. Por un lado, han incluído una verdadera ocurrencia que (deduzco) no sabría explicar ni el responsable de redactar el documento, porque es inaplicable:

Creación de los Consejos Sociales (asociaciones y plataformas ciudadanas) que representarán a las asociaciones y organizaciones implicadas en las RTVs públicas así como a las propias ciudadanía (sic) constituida en plataformas Ciudadanos y Ciudadanas para el Servicio Público de RTVs

Y por otro lado, todo el listado «asegurar la independencia de contenidos», en el que se enumera una lista de prioridades pero no la forma de alcanzarlas, más allá del clásico mandato marco. Mi favorito es este punto, donde personas de Izquierda Unida siguen pensando de internet en términos de «anuncio de 1995».

Es preciso que los medios públicos se incorporen a las redes digitales de forma que los contenidos de interés social y público estén presentes en las nuevas formas de comunicación.

Llevan haciéndolo desde hace tiempo. Pero en fin.

UPyD

eyXeXfQ
Andrés Herzog, líder de UPyD.

Pero si mal le van las cosas a Izquierda Unida, los muchachos de Unión Progreso y Democracia (qué nostalgia) están aún peor por dos razones: 1) Ciudadanos les ha comido el terreno y 2) el liderazgo de una insoportable Rosa Díez ha hecho que cualquier seguidor suyo se fuese pitando. Súmale una lamentable campaña electoral, cambio de logotipo incluído, y así se entiende que las encuestas más optimistas le otorguen un 0,2% de voto; poco menos que el margen de error.

En un programa muy escueto, el apartado sobre medios de comunicación figura en el punto 10.2 y resulta descorazonador. Son el único partido con el marco conservador de que los medios públicos deberían cerrarse si son deficitarios (NdE: casi siempre van a serlo). Ni siquiera el PP se atreve a decirlo, y eso que en 2013 cerraron Canal Nou porque ya no podían manipularla.

Televisiones públicas: reforma, redimensionamiento, privatización o cierre. En función de los presupuestos, los umbrales de déficit, el endeudamiento y el grado de servicio público que ofrecen las televisiones y otros medios de comunicación públicos.

El otro punto de terror es apelar al presunto Interés General, es decir, que ciertos eventos se emitan en abierto aunque comprar los derechos cueste un Congo. Parece pensado para evitar que los Juegos Olímpicos puedan ser adquiridos por canales de pago, pero es tan general que se podría usar incluso para justificar una compra millonaria de la Champions League, por ejemplo.

Garantía de que los eventos de gran demanda social, como acontecimientos deportivos y similares, no se emitan en exclusiva en medios de pago, en especial aquellos que cuentan con subvenciones o apoyo institucional público.

Las elecciones de 2015 serán el 20 de diciembre. Desde este blog te recomiendo leer los programas completos e ir a votar. A quien te apetezca, pero vota.