Guía rápida del Melodifestivalen 2016

Guía rápida del Melodifestivalen 2016

pVLPMF.gifCafé Caracoles recupera uno de sus post más leídos cada año, el de la gran final del Melodifestivalen 2016. La feria del pop sueco, país que produce la mayoría de música comercial que escuchamos, va camino de convertirse en evento de masas internacional; no solo por la victoria de Mans Zelmerlow en Eurovisión (hasta en la sopa le hemos tenido), sino también porque será retransmitida en otros países: Finlandia, Islandia… incluso España, aunque aquí será en audio, mientras que la señal de video será por las webs de SVT y Eurovision (sábado 12, 20:00). Gracias de todos modos, RTVE.

Todos quieren representar a Suecia en su propia casa y la final será un adelanto de lo que la SVT organizará en mayo en el Globen Arena. Lo cierto es que tenemos de todo: hay un claro favorito (Frans, 17 años), 8 de 12 grupos de Warner Music, gente salida de talent shows musicales, divas de ventilador y hasta un exconcursante del Gandía Shore escandinavo. Aquí están, estos son:

1. Panetoz – Håll om mig hårt

El Melodifestivalen 2016 se abre con un quinteto multicultural que se ha colado a empujones con la canción más animada y auténtica de todas las que veremos. Defenderán en sueco «abrázame fuerte» y con todas las referencias a superhéroes en la letra bien podría llamarse «la Civil War del amor». Aparecen sobre el escenario como los Power Rangers, bailan coordinados y corren por la pasarela a la velocidad de Flash Gordon. Si no se arma un pogo mientras cantan es sólo porque la gente ha pagado 280 ñapos por la entrada. Teniendo en cuenta que Suecia suele arriesgar cuando organiza Eurovisión, a lo mejor hasta gana. [6]

gogopower.jpg

2. Lisa Ajax – My heart wants me dead

Lisa es la primera de 4 participantes (pensé que habría más) salidos de un talent show musical, y la gran perjudicada por el poder de Christer Björkman, organizador de este sarao, de colocar a los participantes en la gran final como se le viene en gana, en función de sus intereses. Lleva pop genérico que bien podría ser de Selena Gómez, así que para darle algo más de empaque el espectador podrá deleitarse con un auténtico circo del sol: gente poniendo al límite su flexibilidad, danza interpretativa, patadas voladoras y mucho humo. Todo ello con la muchacha, clavada como un palo, reclamando nuestra atención. [5]

680@80.jpg
Esto habría sido más efectivo.

3. David Lindgren – We are your tomorrow

Suecia es el país que vio nacer a Avicii, así que no podían faltar sonidos similares. Lindgren ya ha cantado pelotazos electropop en las finales de 2012 y 2013 con dispar éxito, y este año ha repetido la misma fórmula con una cosa tan génerica, dentro de su estilo musical, que suena igual que todas las que inundan cualquier radiofórmula europea. Vamos, que es un coñazo. We are your tomorrow no aporta nada nuevo, más allá de que podamos ver a David pegarse el batacazo por tercera vez. [3]

760.jpg
Cheers!

4. SaRaha – Kizunguzungu

A falta de schlager con piano y campanitas, SaRaha tiene el honor de enviar lo más petardo de 2016. Kizunguzungu significa «mareo» en suajili y efectivamente, te mareas si la escuchas más de dos veces seguidas. Tan divertida como la historia, con una muchacha que ha vivido más en Tanzania que en su Vänesborg natal, es que haya necesitado tres compositores (entre ellos Arash, con experiencia en Eurovisión) y aún más productores para perpetrar «You give me Kizunguzungu we wewe basi simama uh we uh we». Mucho ojo porque está entre las más descargadas en iTunes. [4]

Cczw_DWWIAAndZZ.jpg

5. Oscar Zia – Human

El otro gran perjudicado por el mamoneo de Björkman al adjudicar los puestos de la final ha sido Oscar Zia, un chaval salido de Factor X (donde destrozó el castellano con su versión de Danza Kuduro) y que ahora lleva una señora power ballad, escrita por el compositor habitual de Molly Sandén, que ya le habría gustado a Hurts tenerla en su último disco. El problema para este chaval es que no tiene opciones ni por calidad (esta mola pero las hay mejores, IMO) ni por el lado de ídolos de Super Pop, donde Frans gana por goleada (ya hablaremos de él). La actuación viene acompañada de videoproyecciones, nubes grises y coros pregrabados con los que intentará marcar la diferencia. [7]

dance
Y si no, siempre le quedará Mira quién baila.

6. Ace Wilder – Don’t worry

La favorita de un servidor. Ace Wilder es compositora de grupos suecos y coreanos, sobrina de jinete olímpico, residente ocasional en Florida y bellezón a tiempo completo. Hace dos años se quedó a las puertas de ganar con el grandioso himno antitrabajo Busy Doin’ Nothin’. Su segunda participación es más pegadiza, tiene frases para enmarcar («I’m so connected but I’ve got no friends»), su puesta en escena incluye videos de ella misma bailando y hasta coristas recién salidas del gimnasio Cobra Kai. Sin embargo, el nivel de la final es más alto que en 2014 y sus opciones son limitadas. Mientras pueda seguir escribiendo temas para otros, don’t worry it’s alright[8]

ace-dont-worry.jpeg

7. Robin Bengtsson – Constellation Prize

Otra de las favoritas de la noche es un chico salido de la factoría Pop Idol, el concurso que encumbró a Mans Zelmerlöw. Robin, por desgracia, no ha tenido el mismo éxito ni de lejos y ha debido conformarse con sacar sencillos sin álbum completo. Las veces que más cerca ha estado de ganar algo fueron cuando participó en el equivalente a Humor Amarillo en Escandinavia (quedó segundo) y con este Constellation Prize que por momentos recuerda a un tema cualquiera de Kygo. Al principio toca una armónica, y no se asusten si después la siguen oyendo aunque ni se la arrime a la boca: la música de fondo en Melodifestivalen está pregrabada. [6]

Bild-2016-02-05-kl.-16.10.51.jpg

8. Molly Sandén – Youniverse

Molly Sandén fue representante de Suecia en el Eurovision Junior, pertenece a una familia de cantantes, es actriz de voz de películas Disney en sus ratos libres y a priori era la favorita de 2016. O eso querían creer tanto su novio Danny Saucedo, eterno segundón del concurso y compositor de Youniverse, como el todopoderoso Björkman. Sin embargo, no lo tendrá tan fácil por dos razones: 1) su canción de 2012 era mucho mejor, y 2) un menor de edad llamado Frans (que sí, que ahora hablamos de él) le ha robado el show. La SVT ha asegurado a Molly un buen puesto de salida en la final e incluso algún malpensado ya vaticina mangazos a través del «experto jurado internacional», pero las listas de éxitos son tozudas: Youniverse ha vendido menos incluso que Kizunguzungu[5]

Bild-2016-03-10-kl.-17.37.26.jpg
Los ventiladores nunca pueden faltar.

9. Boris René – Put your love on me

La mejor historia personal. De día, Boris Lumbana es un chaval de Örebro que se dedica a vagar por campos de la Segunda División sueca con la elástica del todopoderoso Degerfors. En un asombroso ejercicio de randomismo, llegó incluso a irse cedido en 2012 a un equipo de Islandia, vaya usted a saber por qué. Pero por la noche se convierte en Boris René: un cantante de pop melódico con toques soul que arrasa por donde pasa. Hay incluso fuegos artificiales. Gracias a la maña del compositor ganador del Melodifestivalen 2005, Boris se ha colado en la final con algo tan entretenido como su carrera deportiva. [6]

Sin título.png
Captura real del Football Manager 2015. No nos inventamos nada.

10. Frans – If I were sorry

frans.png
Aún es menor; celebró su pase con una TriNa.

Si hace cinco años Boris jugaba en Primera División (bueno, al menos tenía la ficha), en la misma época Frans se dedicaba a cantar alabanzas a otro ídolo del fútbol sueco del que es imposible no ser fan: Zlatan Ibrahimovic. Entonces era el crío encantador al que todos adoran, y ahora… pues tres cuartos de lo mismo: un millenial de 17 años que durante 3 minutos le dice a su exnovia, con exquisita sencillez, «tia ke paso de tus movidas jajajaj salu2».

Es la gran favorita de la noche, con una cuota de victoria superior al 50%, y tiene dos claves para ganar: ya ha sido acusada de plagio (igual que Heroes) y ha recibido el apoyo público del sueco más universal de esta década: Zlatan, Zlatan ♫ [7]

11. Wiktoria – Save me

Más allá de «participó hace tiempo en el Melodifestivalen infantil», lo cual nos da una pista de que a ciertos cantantes en Suecia se les cultiva, no sabíamos nada más de esta persona. Con una canción tan apasionante como comerse un bocadillo de clavos, todas sus posibilidades pasan por la escenografía: un traje con chroma incorporado y proyecciones sobre el mismo a lo largo de tres minutos que se hacen eternos. Tampoco es algo nuevo: en Alemania alguien ya lo hizo hace tres años y con bastante más gracia. Pero le basta para colocarse como la tercera más vendida y segunda en las apuestas. [4]

600.jpg
Al menos se lo está pasando bien.

12. Samir & Viktor – Bada nakda

Supongamos que Rafa Mora (el mazao de MYHYV) y Pelayo Díaz (el jurado de Cámbiame) se hacen amigotes y montan un grupo musical donde lo único que importa son los seguidores de Instagram. Pues esto es Samir & Viktor: un concursante de realities y un bloguero de moda, ambos sin puta idea de música pero que gracias al voto carpetero están en la final. Igual que el año pasado. Su apuesta de 2016 consiste en chillar (literalmente) «por ti me bañaría desnudo en la plaza Sergel» sobre una fuente de agua mientras se arrancan la camiseta para presumir de abdominales. Y llevan semanas trabajando piernas en el gimnasio, así que el sábado también se quitarán los pantalones. [3]

Bild-2016-03-10-kl.-21.54.58.jpg
Sí, en serio.

¿Qué pasó al final? Frans es el ganador del Melodifestivalen 2016. Eso sí, con un porcentaje de voto mucho menor del que le auguraban las encuestas.

Anuncios

Guía rápida de Eurovisión 2014: Finalistas

Britney Spears deja caer, deja la lluvia caer. Britney Spears ya deja caer, deja la lluvia caer (the rain, the rain)
Britney Spears ya deja la lluvia caer (the rain, the rain)

La última parte del análisis de Eurovisión 2014 corresponde a los seis países que pasan directamente a la final (Sábado, 21:00 por La 1): la organizadora Dinamarca y el Big 5 (aquellos que más dinero aportan en la Unión Europea de Radiodifusión), entre ellos España. Ruth Lorenzo tiene la difícil misión de salvar la cara de TVE, aunque parte con la certeza de que será imposible quedar peor que El Sueño de Morfeo. Porque al menos este año alguien participa con una canción.

La variedad prima por encima de todo: un poco de folk, un poco de imitadores, una balada cantada a gritos, electrónica y mil cosas más, entre ellos una candidatura que ha subido como la espuma en las apuestas. Y no es la española, aunque nosotros también vamos bien posicionados (12º).

En el siguiente vídeo podéis ver un breve extracto de cada una de ellas. Que haya elegido uno donde alguien nos pone en primera posición no es casualidad.

ALEMANIA
Elaiza, “Is it right”. Los germanos tenían muchas opciones en su preselección (entre ellas, el multiventas Unheilig o el rock-folk de Santiano) y tuvieron que escoger la más aburrida: un trío debutante de féminas cuyas canciones se olvidan tan pronto como éstas terminan. Y si nos ponemos superficiales, la vocalista tiene cara de Frigopié. Igual que Merkel se niega a pagar las deudas de otros estados europeos, parece que tampoco quiere -ni de coña- organizar el festival cuatro años después. [3]

Belleza cubista.

DINAMARCA
Basim, “Cliché Love Song”. Es normal considerar que este tío es una copia de Bruno Mars. Pero si prestamos atención a la letra, parece más bien su parodia. Ha metido en una batidora todos los tópicos de las canciones de amor, bien repletas de frases sin puto sentido (So flaky / And shaky) y deja bien claro un mensaje que, por otro lado, es una verdad como un templo: hay tantas mujeres como peces en el mar. Otra cosa es que la gente, la misma que se cree que “Selfie” de Chainsmokers va en serio, lo note. [5]

FRANCIA
Twin Twin, “Moustache”. Tras un sesudo análisis hecho en cinco segundos, la mayoría de la gente que ha escuchado el querría un bigote pensaba estar ante algo del belga Stromae. Nada más lejos. Si supiésemos idiomas y nos paramos a leerla entre líneas, nos encontramos la letra más interesante de 2014: un niño rico y superficial, infeliz pese a tenerlo todo (quiero esto, quiero aquello, nunca es suficiente), que se comporta como un petardo del reality “Mis súper dulces 16“. Es una pena que los franceses pasen de Eurovisión, porque de sacarle más provecho sobre el escenario estaríamos ante un Top 10. [7]

Gracias a Dios, no saldrán así a cantar.
Afortunadamente, los franceses no saldrán así a cantar.

ITALIA
Emma Marrone, “La mia città”. El país más asociable del mundo a la balada y a un’estate italiana cambia de registro. Acostumbrados como estamos aquí al pasteleo de Eros Ramazzotti y demás petardos perdono / scusa / rosa, es de agradecer que la RAI envíe a una señora dispuesta a revolcarse por el escenario y desgañitarse mientras suena una guitarra eléctrica. Grazie di esistere. [6]

REINO UNIDO
Molly, “Children of the universe”. Si hay un Big 5 con opciones de ganar y triunfar después del concurso, siempre y cuando se lo monte bien, es Molly. Con problemas cada vez mayores para conseguir representantes, hasta el punto de enviar basurazas eurotrash del tipo “Flying the flag” y a viejos decadentes, la BBC ha apostado por un nuevo talento. Si bien no le daban demasiadas opciones ni en su propia casa, los ensayos y la voz desgarrada de la chica han hecho que ahora mismo se vea favorita para la victoria, con permiso de Armenia. Y lo vale. Es un diamante en bruto. [8]

¡Deja caer, deja la lluvia caer!
Pic unrelated de Ruth.

ESPAÑA
Ruth Lorenzo, “Dancing in the rain”. Se agradece muchísimo el interés de Ruth por promocionarse durante todo este tiempo. Es justo lo que le faltó a El Sueño de Morfeo y a TVE el año pasado. Cierto es que su canción no es tan especial, y también que el público se quedará más con los gritos (DERRAIN) que con el mensaje. Incluso aceptamos que alguna vez haya pecado de soberbia para algunas personas (su reacción cuando ganó fue impagable).

Mas siempre es de agradecer que una persona se lo haya tomado en serio y como lo que es: una promoción para su carrera. Si con Pastora Soler fuimos los décimos (gracias al jurado), lo ideal sería repetir posición en la zona alta de la tabla. Difícil, pero no imposible. [6]

Guía rápida de Eurovisión 2014: Segunda semifinal

conchita_wurst_orf_06_orf_by_thomas_ramstorferSi la primera semifinal del martes promete competencia y será la que veamos (y votemos) en España, la segunda (jueves 8, 21:00) no podrá verse por TV. Afortunadamente Eurovisión tiene un streaming excelente, pero más de un espectador llegará al sábado sin conocer a los diez clasificados de esta fase, en la que hay una novedad enorme que nos perderemos: Australia “participará” por primera vez en la historia con una invitada, Jessica Mauboy, en reconocimiento al enorme éxito que tiene el concurso allí (es lo que tiene vivir en un país donde casi toda su población son descendientes de europeos).

Y ese es quizá el mayor aliciente. Porque si la primera semi se prometía reñida, aquí todos compiten por ver quien “no lo hace tan mal”. De quince participantes, se clasifican más de la mitad y el nivel es algo peor. En el siguiente video podéis ver un resumen breve de cada canción. Incluso ir bajando para leer un párrafo en el tiempo que dura cada clip.

1. MALTA
Firelight, “Coming Home”. La encargada de abrir boca es una especie de Mumford and Sons descafeinado, para todos los públicos. En esta ocasión, con un homenaje a los soldados caídos en la Primera Guerra Mundial que este año ha cumplido un siglo. Ya es más original que otras participantes, desde luego. No es mejor que la genial “Tomorrow” del año pasado (octavo lugar), pero merece llegar con opciones al sábado. [6]

2. ISRAEL
Mei Finegold, “Same Heart”. La tierra prometida puede competir en fanatismo eurovisivo con cualquier estado escandinavo, pero no se les ha dado demasiado bien en los últimos años. Otras veces han arriesgado más, pero tras el enésimo fracaso quieren estar en la final con algo sencillo: diva sacada del Factor X local, ritmos electrónicos y bello aspecto para incitar al espectador. Todo lo contrario que el año pasado, cuando colaron una vieja yegua gris. Por desgracia, sobre el escenario Mei no jugará con una catana, como hace en el videoclip. [6]

3. NORUEGA
Carl Espen, “Silent Storm”. Para evolución, la de los noruegos. En solo siete años han pasado de enviar petardadas infames como “Ven a bailar conmigo” a apostar por un cantautor indie de voz hipnótica, aunque irregular. Y como entre indies anda el juego, recomiendo echar un vistazo a la carrera de Josefith Winther, la mujer que le ha escrito la letra. Puede que no sea tan popular, pero ambos merecen la pena. [7]

Y con Georgia empezará el circo. Perroflautismo everywhere.

4. GEORGIA
The Shin y Mariko, “Three Minutes to Earth”. Y a partir de aquí, el nivel cae en picado. La letra pretende representar las sensaciones de una persona que regresa del espacio a la Tierra. La misma que debió experimentar el grupo cuando se infló a setas para componer. Es un potaje de géneros sin sentido. Y al espectador le resultará más extraño su final abrupto que el hecho de ver paracaidistas sobre el escenario. [4]

5. POLONIA
Donatan & Cleo, “My Slowianie”. Polonia regresa al eurofestival con el fenómeno Youtube del país; un rap con nada menos que 41 millones de visitas en su versión original. Para el concurso cantarán una parte en inglés pero apostarán por la misma estética, con bien de pechotes y actitud provocativa sobre lo guay que es ser eslavo. Todo un avance, viniendo del país más carca de Europa. Lo que no puede disimularse así es la escasa voz de la intérprete. [5]

6. AUSTRIA
Conchita Wurst, “Rise Like a Phoenix”. En un año poco animado, Austria ha puesto el toque picante tan necesario para que se hable del concurso antes de su celebración. El caso de la “mujer barbuda” que interpreta un tema digno de película de James Bond no será lo más interesante, pues su actuación servirá para que ciertos países (y jurados) se retraten con sus votos. Si pasa a la final, habrá que echar un vistazo a las reacciones en Rusia y sus satélites, donde acosar a los gais por Vkontakte es casi deporte nacional. [6]

"Hola, vengo del futuro para traerte una nueva lejía y representar a Lituania"
“Hola, vengo del futuro para traerte una nueva lejía y representar a Lituania”

7. LITUANIA
Vilija Matačiūnaitė, “Attention”. No nos vamos a librar del dubstep en esta semi. Los lituanos son especialistas en colarnos relleno en la final gracias a su voto inmigrante, pero esta vez solo tendrán el apoyo de Irlanda, Polonia y quizá Reino Unido. Para llamar la atención entre los que no sabrían situarla en el mapa, irán vestidos de mamarracho futurista del planeta Neutrex. Como quien va a competir al Salón del Manga, pero durante tres minutos y con ritmo machacón. [4]

8. FINLANDIA
Softengine, “Something Better”. Tiene mucha guasa que un grupo de chavales. alguno de ellos aún menor de edad, tenga más criterio musical que la mayoría de sus rivales. Siguiendo la estela de The Killers, son los únicos que apuestan este año por el rock alternativo e interpretarán un himno digno de que lo canten 50.000 personas a voz en grito. Aunque el vocalista se llame Topi Latukka en vez de Brandon Flowers. Lo mejor de esta semifinal con mucha diferencia. [8]

9. IRLANDA
Can-Linn & Kasey Smith, “Heartbeat”. Años atrás Irlanda dominaba con mano de hierro, pero todo eso cambió cuando se permitió que el resto de rivales pudiese cantar en inglés. Ahora tienen que tirar por elementos folclóricos para que nos acordemos de ellos. Voz potente, sonidos de violín y dos tíos bailando con un palo metido en el culo Riverdance serán sus mayores bazas. Más divertida fue su preselección, donde Linda Martin (representante de 1992) casi se lió a hostias con un invitado por criticar todas las canciones. [4]

10. BIELORRUSIA
Teo, “Cheesecake”. Siguiendo la estela de los imitadores, aquí tenemos al Robin Thickle de Europa del Este. Las diferencias son notables. Mientras el yanki canta sobre lo follandrín que es, nuestro amiguete bielorruso lamenta lo hijadeputa que fue su ex novia. Todo ello con baile pegadizo y sonido funky. No obstante, sus opciones son limitadas: una hipotética victoria se paga 250/1 en Bwin. Tampoco le ayuda que su país haya pensado censurar la actuación de Austria. [3]

11. MACEDONIA
Tijana Dapcevic, “To the Sky”. Interpretación del electronic dance music a manos de la república que menos debería notar la ausencia de sus vecinos ex-yugoslavos. Tijana es una verdadera diva del petardeo en la zona y tiene temas bastante divertidos como “Sve je isto, samo njega nema“, donde usa el recuerdo del comandante Tito para parodiar los tópicos balcánicos. Es un gran avance respecto a la polémica gitana que enviaron el año pasado. [5]

12. SUIZA
Sebalter, “Hunter of Stars”. Hay quien pretende que le recordemos con estribillos pegadizos y hay quien lo consigue con solo un silbido. No es nada del otro mundo, pero ¿qué otra cosa podían hacer? Hablamos de un país cuyas mejores posiciones las han alcanzado con extranjeros: desde su victoria con la Celine Dion más quebequesa, hasta el año de las Vanilla Ninja. Para un año que tienen a un suizo no iban a dejarlo escapar. [5]

13. GRECIA
Freaky Fortune & Risky Kidd, “Rise Up”. Grecia vive tanto el festival que el pasado domingo abrieron, tras varios retrasos injustificados, su nueva radiodifusora pública NERIT, solo para que la UER no les pusiera pegas. Con la música electrónica tan de moda, este dúo aspira a quedar muy bien si actúan de forma alocada. Quizá eso explique que piensen hacer el gilipollas en una cama elástica sobre el escenario. [6]

Imágenes en exclusiva de los griegos con la cama elástica.
“Cada salto nos acerca más a Dios”, dijeron los representantes griegos.

14. ESLOVENIA
Tinkara Kovac, “Round and Round”. Sosa hasta decir basta. Si ya recibían pocos votos de sus vecinos balcánicos, ahora que la mayoría ni participan tiene menos posibilidades que nunca. Es también un reflejo de la desesperación de la UER; por miedo a quedarse cortos, aceptaron que RTVSLO se inscribiese en Eurovisión 2014 fuera de plazo. Ellos esperaban que en realidad lo hiciese su vecino de Serbia, pero eso ya es otra historia. [3]

15. RUMANIA
Paula Seling & Ovi, “Miracle”. La otra petardada electrónica viene de un dúo que ya participó en 2010. Mantienen la misma fórmula de entonces: una especie de Pimpinela rumana donde Paula se impone con sus berridos. Pero en esta ocasión añadirán trucos de magia para llamar más la atención. No la cutrez que hizo Soraya Arnelas con el pañuelo, sino ilusionismo de verdad. [5]

Posible truco de magia de la actuación rumana.