Guía cutre de Portugal para la Champions League

Este post ha sido posible gracias a la ayuda de Andrés Rodríguez (Ciencias y cosas) y de Mr Coucou (@mrcoucou).

DSC00064Para muchos españoles, Portugal es ese sitio que solo pisan si quieren comprar toallas y comer. O para irse a festivales de música. Pero esta semana la cosa cambia por completo: el 24 de mayo se celebra en Lisboa la final de la Liga de Campeones entre Real Madrid y Atlético de Madrid, y miles de pichis viajarán (muchos sin entrada) para vivir el ambiente.

Café Caracoles no es una guía turística ni pretende serlo, pero sí se ha permitido dar unos briconsejos al españolito medio que no sabe con qué se va a encontrar, ni qué tomar, ni cómo tratar con su vecino.

Beber y comer siempre es un placer. ¿Qué me tomo?

Los clásicos portugueses para beber, y del fútbol en general, son las cervezas. El mercado está copado por Sagres, propiedad de Heineken y con sede en Lisboa, y la Super Bock, que se fabrica a las afueras de Oporto. Ambas están muy buenas y entran bastante mejor que muchas marcas españolas, así que compararlas con una Cruzcampo cualquiera sería un sacrilegio. De hecho, Super Bock tiene buena fama entre los hooligans ingleses… que algo de eso sí que sabrán. Pedirse una Mahou allí es de idiotas.

Por encima de todas las cosas, es tierra de vinos. Otro refrigerio popular para ir contento es el vinho verde, hecho con uva que apenas sí ha madurado, o la Ginjinha, licor obtenido de la maceración de cerezas de guinda y típico de Lisboa. En las tiendas te vas a encontrar de todo, pero hay diferencias: si buscas un ron de cirróticos barato tipo Almirante, vete con botellas en el maletero porque allí no hay. Y si quieres hacerte un cubata con Fanta a lo mejor ves sabores rarísimos, pero el de limón no es tan fácil de encontrar. Después del partido existen muchos sitios para salir de fiesta, así que el abanico de opciones es enorme.

Pero no solo de alcohol vive el hombre, aunque lo haya estereotipado mucho por ser una final de fútbol. Para comer hay opciones económicas como la Francesinha (de Oporto, y está en todas partes); un bocata que es toda una bomba calórica con mucha carne, servido sobre una salsa picante de cerveza y tomate. También existen los choripanes, rissois (empanadas), pregos (bocata de ternera) y bifanas (lo mismo, pero con tiras de cerdo), como recoge este blog sobre viajes de Portugal… y no olvidemos el bacalao, su plato nacional. Irse a un Telepizza allí porque “es lo que conozco” también es de idiotas.

"Solo treinta calorías"
Francesinha. “Sólo treinta calorías”

A todo esto, el café portugués es mil veces mejor que el nuestro. En cualquier sitio es más fácil que te lo sirvan bien que lo contrario. También merece la pena tomarse uno antes del partido.

Pero si no quiero ir a bares, ¿dónde puedo comprar algo?

Algo positivo de nuestros vecinos es que, al compartir península, las marcas y establecimientos son prácticamente los mismos. Otra cosa es que algunas ya no existan por aquí. Y el caso más singular es el de los supermercados Continente; mientras Carrefour reconvirtió todas las tiendas españolas a su marca, los franceses renunciaron al mercado luso y otra empresa compró los derechos de explotación de la marca: Sonae, conocidos aquí por Avenida M40 (un centro comercial que quebró) y la cadena de electrodomésticos Worten. (Su decisión de usar a JPelirrojo en sus anuncios es casi un acto de guerra).

Hasta tal punto llega la dependencia de un mercado ibérico que allí hizo su única expansión internacional El Corte Inglés, nuestro gran almacén para señoras enjoyadas por excelencia. Hay solo dos: uno en Lisboa y otro en Oporto. Pero son lo bastante populares (y tienen la misma fama de caro que aquí) como para que aguanten bien el tirón.

Pero como ya ha habido bastante gasto con los hoteles o incluso la gasolina del inconsciente que vaya en coche, si hablamos de “sitios baratos” toca mencionar Pingo Doce, su equivalente de Mercadona. Tal es su tirón que cuando el 1 de mayo de 2012 (festivo nacional) decidieron aplicar un descuento del 50% en compras superiores a 100 euros, hubo disturbios y puñetazos sólo por entrar a alguna de sus tiendas. ¿Más similitudes con la cadena de Juan Roig? Sí: ambos han sido cuestionados por la opinión pública (en el caso del portugués, por llevarse los beneficios a Holanda para pagar menos impuestos) y la canción de la empresa es igual de mala que la de sus colegas valencianos.

Yo quiero fiesta, pero ¿qué música me voy a encontrar?

Por desgracia, o fortuna, ni el “Quero ser tua” de Eurovisión ni el “Boom sem parar” de la hermana de Cristiano Ronaldo están en la selección musical. Los portugueses escuchan de todo y lo mismo que en el resto de Europa, así que por desgracia no te vas a librar del “Motherfucking Animals” o del David Guetta de turno. No obstante, también hay matices.

Igual que sucede en España. a la hora de salir de fiesta están muy influidos por la música de países que anteriormente fueron colonias. En este caso, portuguesas. Si nosotros tenemos que sufrir el reggaetón y derivados en pleno 2014 (se ve que no era una moda) porque compartimos lengua con casi todo el Caribe y Sudamérica, en Portugal sucede algo parecido. Por ejemplo con el sertanejo brasileño, que por si no os suena es el inspirador del infecto “Ai si eu te pego” y pesadeces tipo Gusttavo Lima e você. Y así, dos o tres horas.

Y por parte africana (o de hijos portugueses de segunda generación), ritmos pegadizos y bailables con distintos nombres: (kuduro, kizomba) pero que nos van a sonar igual de machacones. Todos ellos interpretados por grupos con nombres de pandillero. Lo más famoso que nos llegó a España fue Buraka Som Sistema (banda lisboeta, por cierto), pero también hay pelotazos como Gang Machado y Os Detroia, todos de Angola, que aún no han llegado aquí.

Si todo esto te repele, hay una buena noticia: en Portugal también tiene tirón el indie y el pop-rock. No hay más que ver los carteles de algunos de sus festivales más importantes, en especial el Optimus Live, el Super Rock o el Primavera Sound de Oporto, para comprobarlo.

Si les hablo castellano me entienden, ¿no?

Es posible que no. A lo mejor esto es aplicable a ciudades pegadas a Extremadura, pero Lisboa está a cinco horas en coche de Madrid. De hecho, más de uno se puede molestar si le gritas despacio en castellano porque “a lo mejor hablo muy bajo y no me entiende”.

Otro punto muy interesante tiene que ver con el vocabulario. Si eres del Atleti y un lisboeta te dice que el estilo de juego de Simeone es espantoso, no le sueltes una hostia. Allí esa palabra es un cumplido (maravilloso) y por tanto tiene un significado completamente opuesto al castellano. El portugués tiene un montón de “falsos amigos” como férias (vacaciones), presunto (jamón), esquisito (extraño) o exprimir (expresar), así que hablar español pronunciando las eses como zetas y las tes como chés (el “purchugués”) no te va a servir.

No obstante, hay bastantes portugueses que saben hablar más idiomas que el españolito medio. Y no ya el castellano, sino incluso con competencias en inglés. No es una cuestión de “es que ellos subtitulan las series y nosotros las doblamos” porque su prime time televisivo está copado de telenovelas. Es, simplemente, el interés por abrirse al resto de Europa que a los españoles nos ha faltado toda la vida.

¿Cómo ve un portugués a los españoles?

Hay de todo. Por lo general caemos bien. Eso sí: el que sea fiel al refrán “de España ni buen viento ni buen casamiento” va a acabar harto cuando vea a hordas de pichis, con camisetas blancas o a rayas, haciendo el gilipollas por las calles y comportándose como los de Peña Madridista de Barajas.

Para enumerar una lista de tópicos haría falta otro post y alguien que conozca mejor el tema, pero sí es cierto hay unas cuantas cosas que les molestan. La más importante es el desdén; solo nos acordamos de Portugal para que nos den 12 puntos en Eurovisión, porque el resto del año pasamos de ellos. Y en parte es cierto: la mayoría aquí ni siquiera saben cómo se llama su primer ministro. Luego están los clásicos de que si somos chulos, de que si hablamos a gritos, de que si trabajamos menos… todos esos clichés se explotan en este divertido vídeo del Caiga Quien Caiga Portugal, con un reportero picando a la gente que pasea por Preciados.

Así que por mucho que algunos se hagan pajas mentales con la idea de Saramago de montarse una “República Ibérica”, los portugueses no se fueron pitando en el 1143 por diversión ni van a juntarse ahora. ¡Como si no tuvieran otras opciones mejores que unirse al hermano mayor con ínfulas!

Anuncios

2 comentarios en “Guía cutre de Portugal para la Champions League

  1. Por si algún día quieres ampliarlo, Primeras dos semanas viviendo en Portugal

    Superbock preta (negra) > Sagres > Superbock. Vino, cualquiera es bueno, aunque lo habitual en la comida es que te sirvan un copo, un vaso de vino (de unos 20cl) y ya. La comida es variadísima, con especial atención en Porto a las francesinhas y cachorros (perritos). En Porto, ninguna francesinha es igual y el secreto de cada sitio suele estar en el “molho”, la salsa. La variedad de dulces es enorme. Todo a buen precio. Lo del churrasco daría para un post a parte.

    Los pregos pueden ser no prato (ternera, con patata, arroz y ensalada) ou no pao (bocata). Las bifanas hay variedad y en el Norte, suelen ser de panceta.

    Lo del Bacalo no deja de ser el plato nacional y en casi todos los sitios hay algún plato con bacalao en alguna preparación determinada. Las “hamburger” como las llaman aquí, están poco extendidas al igual que las pizzas. En los casos que hay hamburger pueden ser de peru (pavo).

    El café es café y lo de Espanha es basura. Normalmente van a servir medio pocillo, por lo que hay que pedir “cheio”. Lo mismo con el chá (el té) donde la varieda es enorme. Dicen bastantes portugueses, que el té es un invento portugués y que lo de la hora del té, es cosa suya.

    El tema de los bares NO es como en España. Lo normal es que las las 20horas estén cerrados y los domingos es bastante complicado encontrar uno abierto y en la mayoría de los casos, a las 16horas cierran.

    Compras

    La publicidad de EL Corte Inglés está por todos los lados en las ciudades (sólo hay ECI en Porto y Lisbia). Fuera de ellas, nada.

    Para el día a día, lo mejor es el Pingo Doce donde puedes comprar la mayoría de las cosas que necesites porque te venden desde la fruta hasta una tostadora. La tarjeta poupança (ahorro) del Pingo Doce es recomendable si vas a vivir una temporada. Es un buen sitio para comprar porque tiene MUCHOS productos con descuentos del 30-40% y su marca blanca es MUY buena.

    En cuanto al Continente, es bastante más grande que lo que puedes tener un Carrefour en España y suelen estar asociados a algún centro comercial del grupo Sonae (Dolce Vita o XXXShoping). La tarjeta descuento también recomendada aunque no es tan descuento como la del Pingo.

    También están los Mini Preço y los LIDL, así como los Jumbo, lo que en España conocemos como Alcampo aunque le pasa parecido como al Continente.

    De todas formas también están las Mercarías (lo que son los ultramarinos en España).

    En cuanto a productos…embutidos (jamón aka presunto o embutidos aka enchidos) es algo casi de lujo. De alimentación muy variada y en la sección de arroces puedes encontrar fácil 10 tipos de arroces diferentes en un Pingo normal y corriente (cocer, horno, largo, corto, vaporizado, etc.). En casi todos los sitios cobran por la bolsa (saco) del orden de 10 céntimos.

    Música

    Tal cual lo que dices.

    Castellano y Portugués.

    Habla despacio. Alguien te acaba comprendiendo. Lo de los falsos amigos…hay DEMASIADOS, incluso para un gallego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s