La aventura del Atlético de Madrid en la India

La segunda semana de abril ha sido una de las mejores en la historia reciente del Atlético de Madrid: dieron un baño al Barça en semifinales de la Liga de Campeones y aprovecharon una nueva derrota de los azulgrana en Granada para rozar el torneo doméstico con la punta de los dedos. Nada mal para el club que años atrás nos deleitaba con el Pato Sosa. Todas esas emociones hicieron pasar desapercibida una noticia muy interesante para el deporte español, confirmada este domingo: el Atleti va a “tener” un equipo en el fútbol de India. El segundo país más poblado del mundo, a su disposición.

Y a diferencia del estafador del Racing de Santander, se puede decir que Enrique Cerezo parece haberse rodeado de la gente adecuada.

En concreto, los colchoneros participan en un consorcio de cinco empresas que se ha hecho con una franquicia profesional para Calcuta. Una de las ocho disponibles en la India Super League (ISL), nueva liga de fútbol nacional, y que también han ido a manos de inversores nacionales, actores de Bollywood y exdeportistas con el dinero por castigo. Prueba de ello es que junto al Atlético también está el bateador de críquet Sourav Ganguly, vencedor en la pugna por una de las plazas más disputadas (en el enlace explica detalles de la alianza). Con toda esta inversión, se prevé que la India disponga de un torneo equiparable al de otros estados asiáticos.

En España no sabemos ni quien es, pero este señor en la India parte el bacalao.
Sourav Ganguly. En España no sabemos ni quien es, pero este señor en la India parte el bacalao. El críquet es allí el deporte nacional.

Importantes emprendedores, gente famosa y el tercer equipo más importante de España. ¿Es un buen cóctel que puede conseguir los objetivos fijados? Eso ya es más difícil de predecir, pues los pasos que se han dado para la creación de la ISL no están exentos de polémica.

En primer lugar, la ISL es el tercer intento de una liga nacional desde 1996. Se ha llegado a la conclusión de empezar de cero por las polémicas entre los clubes del torneo actual (la I-League), la Federación India y un consorcio internacional que les gestiona los derechos. En 2010, la Federación llegó a un acuerdo con IMG-Reliance, alianza formada por un grupo inversor norteamericano (IMG) y el mayor conglomerado privado del país (Reliance Industries) -propiedad del multimillonario Mukesh Ambani-, para que les gestionasen la promoción durante quince años. Por un precio nada módico de 7.000 millones de rupias (84 millones de euros) se quedaron con casi todos los derechos de explotación.

El problema es que la actual I-League no interesa ni al Tato. Es una chapuza de torneo; casi todos los clubes están concentrados en dos regiones (Bengala y Goa) y el nivel deportivo es pésimo. Es cierto que acoge a los representantes tradicionales del país e incluso hay rivalidades como el derbi de Calcuta, pero el producto es muy difícil de vender a las televisiones y el ‘futbolero’ prefiere seguir un buen partido de la Premier League que a sus compatriotas.

No puede decirse que este ambiente sea el habitual.
No puede decirse que este ambiente sea el habitual.

Entre tanto, los clubes de la I-League no sentían que el consorcio IMG-Reliance hiciese lo suficiente para promocionarles y se sindicaron, en lo que produjo un enfrentamiento abierto entre ambas partes. Y si el grupo privado no podía convencerles para reconvertir un torneo moribundo en algo parecido a la Major League Soccer, la solución para no palmar más pasta estaba clara: empezar de cero con un torneo cerrado. Copiando el modelo de la Indian Premier League (liga de críquet) se estableció una franquicia por ciudad, fichajes rimbombantes y adaptación al público. Estaba previsto empezar en 2013, pero se ha retrasado varias veces y por fin hay un calendario previsto: de septiembre a noviembre de 2014, solo tres meses, para no coincidir con la I-League.

Ahora la Federación India tiene dos máximas categorías y deberá hacer encaje de bolillos para que no se solapen, si bien es cierto que va a muerte con la ISL. La liga que mejor funcione absorberá a la otra. IMG-Reliance tiene mucho que ganar, porque percibirá cuantiosas sumas anuales de cada nuevo equipo con las que recuperaría su inversión, pero también puede pegarse un batacazo. En el momento de escribir este post, los clubes de la I-League no estaban por la labor de ceder sus jugadores a las nuevas franquicias, aunque también es cierto que otros sí lo harán e incluso participarán en su gestión (caso del Shillong Lajong). Tampoco habrá derbis porque cada ciudad solo puede tener un representante. El otro punto en contra de la ISL es que no se clasificarán a los campeonatos asiáticos, al menos por ahora. Las plazas para la Copa AFC son para los vencedores de liga y Copa Federación, respectivamente.

FC Bayern contra la selección de India. La imagen se comenta sola.
FC Bayern contra la selección de India. La imagen se comenta sola.

Sin embargo, la ISL se guarda dos ases en la manga. El primero es un acuerdo de retransmisión con STAR TV, el grupo de televisión privada de Rupert Murdoch en la India. Y el otro es su atractivo deportivo con fichajes internacionales y contratos costosos, algo que levantó a la J. League nipona en sus primeros años. Cada club podrá contar hasta con 10 extranjeros, entre los cuales uno será miembro destacado (marquee player) y cobrará más. Todo eso corre a cargo de IMG-Reliance, que ya ha contactado con viejas glorias como Dwight Yorke, Robert Pires, Ljungberg y Hernán Crespo para que se sumen. Ninguno está confirmado, casi todos se han retirado y van a vivir una jubilación dorada en un cementerio de elefantes, pero a buen seguro subirán el nivel. Que los propietarios también sean celebridades tampoco es casual.

No me cabe ninguna duda de que la apuesta del Atlético de Madrid por el mercado indio es tan valiente como arriesgada. Es muy tentador superar a los blancos en un país emergente y superpoblado. Pero por mucho respaldo que tenga de los inversores nacionales, aterrizan en un mercado ignoto, cubierto por otros deportes (críquet, bádminton, hockey), con rivales sin experiencia en gestión deportiva y posibles malentendidos.

Una muestra: por mucho que el club madrileño haya anunciado el nacimiento del “Atlético de Madrid Kolkata“, el consorcio de Ganguly y las otras tres empresas aún no han confirmado esa denominación. No se sabe quién tendrá la última palabra. Lo que sí parece seguro es que los indios vestirán el rojo y blanco que tan bien está luciendo esta temporada la plantilla del Cholo Simeone.

Más información: Comunicado oficial de la Federación India (en inglés) con información de las franquicias ganadoras y el historial de sus propietarios.

Post scríptum: A los hinchas del Atleti empezaron a llamarles “indios” por fichar a argentinos con el pelo largo. A lo mejor ahora cambia el sentido del apodo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s