La muerte no es el final

nerit-rightUna de las noticias más relevantes de 2013 sobre medios de comunicación fue la repentina desaparición de ERT, la radiotelevisión pública de Grecia. Fue el primer caso en Europa donde el estado, al no poder asumir las deudas y estructura de su radiodifusora, la liquida y empieza de cero. Su sustituto NERIT (su logo es la imagen que abre este post) todavía no tiene fecha de estreno. Entre tanto, los helenos están tirando con un servicio provisional: dos radios y un canal de televisión.

No cabe duda que la muerte de ERT fue noticia por lo inusual de la situación. En España vivimos algo parecido, salvando mucho las distancias, con Canal Nou. Pero, ¿ha habido otros países que se hayan cargado su radiotelevisión pública? La respuesta es “sí”, y siempre acaba igual: “reiniciaron” el sistema.

Jamaica

JBCLa nación que vio nacer a Bob Marley y Usain Bolt se independizó del Reino Unido en 1962, pero poco antes ya contaba con una empresa pública de radiodifusión. La Jamaica Broadcasting Corporation se creó en junio de 1959 para gestionar una radio nacional, y cuatro años después puso en marcha la televisión. Durante toda su etapa aguantó con esos dos servicios, pero ello no le bastó para morir treinta y ocho años después.

Al igual que sucede en tantas empresas públicas de países que creen que “el dinero público no es de nadie“, hubo manipulación informativa por parte de los sucesivos gobiernos de la isla. “De un signo y de otro”, que diría el típico tertuliano cuñado. La situación pudo aguantarse durante décadas porque no había más opciones, hasta que en 1991 se liberalizó el mercado televisivo y la gente le dio definitivamente la espalda.

Pero la razón por la que la JBC estaba condenada era la calamitosa situación económica del país que la mantenía. Daba igual que los informativos se hiciesen desde decorados dignos de una tele local de Cuenca; no podían asumirlo. Y el servicio fue desmantelándose poco a poco. Primero se traspasaron las emisoras regionales de radio, después se despidieron a periodistas (los más críticos, oh casualidad) y finalmente primó la deuda soberana. En 1997 se vendieron todos los activos y se creó una nueva empresa de radiodifusión, que no inició su andadura hasta 2006. No la echaron de menos.

¿Queda algún video? Sí, aunque muy pocos y la mayoría son de informativos. Lo más interesante es tragarse los anuncios, que son para morirse de risa y en muchos casos reflejan los medios precarios con que contaba el país.

Más divertidas aún son las parodias en “The Real McCoy” (BBC)

Trinidad y Tobago

tttEl caso de esta república es algo diferente al jamaicano, quizás mejor llevado. En los primeros años de la independencia contó con dos empresas que funcionaban por separado: la National Broadcasting Service (radio) y la Trinidad and Tobago Television, una tele pública con apoyo de grupos privados. Ambas empresas se fusionaron en 1994 y sobrevivieron hasta que el estado vendió sus activos en 2005. Pasó sin pena ni gloria.

Por encima de cualquier otra consideración, la TTT tuvo un breve protagonismo mundial en 1990 “gracias” (y el entrecomillado no puede ser más irónico) a un golpe de estado. Y no uno cualquiera; nada menos que una asonada islamista. El 27 de julio, la organización terrorista Jamaat al Muslimeen ocupó el parlamento y la televisión pública, cuyos empleados se convirtieron en rehenes. Los rebeldes tomaron el control de la emisión. Sin embargo, el Ejército no se andó con menudeces y lo recuperó a las bravas en el mismo día, sacándola del aire durante el tiempo que duró el conflicto.

¿Carece Trinidad y Tobago de televisión pública? Ni mucho menos. Una vez desapareció la TTT, el gobierno montó un nuevo canal sobre sus bases, TV4, que no compite con las cadenas privadas. Y a diferencia de Jamaica, no se tiraron nueve años de larga espera.

¿Queda algún video?: Sí: programas, anuncios e informativos. Pero ninguno en buena calidad de lo que más nos interesa: ese golpe de estado tan freak por el concepto de “islamistas radicales en América”. No obstante, hay material.

Colombia

inravisionSi los dos primeros casos estaban relacionados con economías más pobres que el Chavo del Ocho, el tercero tiene que ver con lo que pasa cuando el Estado mantiene una estructura pero le da igual lo que pase con ella. Y si no, que se lo digan al Instituto Nacional de Radio y Televisión, desaparecido en 2004. Colombia tardó mucho en conceder frecuencias de televisiones privadas, pero ello no salvó a su radiodifusora pública original.

El país cafetero presenta un caso distinto al del resto de Sudamérica, y en mi opinión bastante caótico a primera vista. El estado mantenía la infraestructura, los canales y se encargaba de producir espacios de servicio público. Pero a su vez entregaba franjas de la programación (la gran mayoría, todo sea dicho) a grupos privados como RCN, Caracol o RTI. Para adquirir eventos especiales como unos Juegos Olímpicos o el Mundial, las “programadoras” se unían en un grupo común. Así, nos encontramos con que un colombiano asociaba sus programas favoritos a esas compañías, en lugar de la “televisión pública”.

A Inravisión se le juntaron dos problemas, inasumibles cuando el país entra en recesión. Por un lado, perdía dinero a chorro y se había quedado obsoleto. Y por el otro, las “programadoras” más importantes tardaron poco en pedir al Gobierno un canal privado normal. El diario El Tiempo lo reflejó así en 1995:

El panorama es preocupante. Las fallas técnicas por problemas en el máster de Inravisión se volvieron costumbre, los equipos de transmisión son obsoletos, el estado de las instalaciones dejan mucho que desear y los reclamos de las programadoras son cotidianos. (…)

El 30 de julio de este año, por ejemplo, se produjo el bache más grande en los 41 años de existencia de Inravisión. A a las cuatro de la tarde de domingo, cuando se emitía el programa Especial Música y Mercadeo, se perdió la señal por las tres cadenas en todo el país durante media hora.

No fue hasta julio de 1998 cuando el estado abrió la mano y otorgó sendos canales a RCN y Caracol. En menos de dos años la competencia se llevó toda la audiencia, mientras que las públicas se volvieron una opción residual. Cambió el mercado, pero no así la estructura de una Inravisión que ya fallaba cuando no tenía rival. El grupo fue liquidado en 2004 y su sustituto fue una señal estatal.

¿Queda algún video?: Hay material de sobra. Sin embargo, muchos de los videos son creaciones de usuarios, más que contenido original. Lo habitual en la presentación de programas es que apareciese el logo de Inravisión y después el de la programadora, tanto al inicio como al cierre.

Somalia

800px-Flag_of_Somalia.svgBien distinto es cuando te quedas sin radiodifusora pública por causas de fuerza mayor. O en este ejemplo, porque directamente no hay estado que pueda mantener ni el más básico de los servicios. Eso fue lo que pasó en Somalia, el país más caótico sobre la faz de la Tierra desde enero de 1991, cuando el dictador militar Siyaad Barre perdió el poder y se exilió en Nigeria.

Desde entonces han estado inmersos en una guerra civil y multitud de escaramuzas, que incluyen declaraciones unilaterales de independencia, invasiones al vecino o la famosa Batalla de Mogadiscio, que dejan bien claro lo ingobernable de la zona. La Telefishinka Qaranka Soomaaliyeedque empezó a emitir en los años setenta, se fue al garete tan pronto como se produjo la caída de Barre. Y así se quedó durante una década entera. Pero eso no se tradujo en un panorama desértico; de hecho, los distintos clanes se montaron sus propios medios de comunicación, como señala este informe de la BBC. Y dada la enorme pobreza de Somalia, las radios se convirtieron en el objetivo principal.

El servicio se ha restablecido parcialmente. A comienzos de 2001 se reabrió “Radio Muqdisho” y en 2011 se puso en marcha una nueva televisión, que no puede verse en todo el territorio nacional porque las autoridades somalíes aún no controlan zonas dominadas por tribus locales e incluso organizaciones terroristas. Que puedan hacer algo bajo esas condiciones, aun solo con un chroma o tres micrófonos de ordenador, es un milagro.

¿Queda algún video?: No. Localizar material de la antigua televisora es casi imposible. Sin embargo, el nuevo grupo nuevo gestiona un canal de Youtube que actualiza a diario.

Anuncios

3 comentarios en “La muerte no es el final

  1. Bueno, “reinicios del sistema mediático” sí se han visto en España:

    – Si Onda Regional de Murcia ya existía antes de aparecer 7RM es porque en Murcia hubo un proyecto de televisión autonómica, Se llamó Tele3 Murcia y su programación, siempre en pruebas, incluía la emisión de fiestas y algún partido de fútbol. La tormenta financiera europea de 1992 acabó con esa “televisión de juguete”, pero aún pudieron emitir algo un par de años más. 7RM apareció en 2006, casi cierra en 2012 cuando caducó el contrato con GTM y actualmente subsiste con series Forta, repeticiones y programas propios cuyas productoras han tenido que buscar apoyo financiero para sacarlos adelante. Antonio Hidalgo, que antes estuvo en Antena 3, tiene un programa allí que tuvo que autofinanciarlo para seguir con él. No es fácil encontrar vídeos de Tele3 Murcia, si es que esas pruebas fueron al gran público.

    – Uno de los casos más sonados de autonomía que tuvo que cerrar su televisión autonómica y aprovechar posteriormente el mejor momento para volverla a lanzar fue Extremadura. En 2001 comenzó a emitir Canal Sur Extremadura gracias a un acuerdo de los gobiernos extremeño y andaluz para sacar adelante programación regional extremeña para Canal Sur. Para llevar la señal y la técnica la encargada fue Productora Extremeña de Televisión (PETSA). La oposición (PP e Izquierda Unida) llevaron esas emisiones al TSJEx y este sacó un auto anulando la concesión de esa programación y, por tanto, obligando a sacar del aire ese canal. Canal Sur Extremadura, para cumplir con la sentencia, cerró en verano de 2002. En 2006 aparecieron Canal Extremadura TV y Canal Extremadura Radio, las dos con algo en común: no se han asociado a la Forta más que para lo que más audiencia pudiera dar (la Champions, por ejemplo). Hay algunos vídeos de esa cadena, principalmente continuidad y algunos fragmentos de reportajes.

    – Y consorcios de TDT local pública que han cerrado y han vuelto a usar su licencia sí existen. En la localidad ciudadrealeña de Manzanares, un consorcio en el que estaban ese pueblo, La Solana y Membrilla, optó por sacar un canal conjunto (en ese momento existían Manzanares Televisión Municipal, Canal 2000 -cablera que ha seguido por libre en todo momento-, Onda Mancha y Radio Horizonte -también ha ido por libre-) utilizando la infraestructura de Manzanares Televisión Municipal. El canal, que empezó en 2010, se llamó Canal 10 La Mancha y usaba como relleno la señal de Andalucía TV. En 2011 y, por falta de viabilidad, el ayuntamiento de La Solana abandonó el proyecto; y en enero de 2012, Manzanares cerró sus medios públicos, Canal 10 entre ellos. Desde su cierre y hasta el verano de ese año se estuvo emitiendo únicamente la programación de Andalucía TV. Digo que el verano de ese año porque volvió la programación propia, pero el canal que sustituyó a Canal 10 La Mancha se llamó Membrilla Televisión, y así está desde entonces (Radio Horizonte quedó como la única emisora de radio de la demarcación). Hay vídeos de Manzanares Televisión Municipal y de Canal 10.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s