Lotteria: Hamburguesas que parecían una buena idea

282020-lotteria-chocolate-honey-mustard-burgerLlega San Valentín, día de vender a los enamorados todo lo que se pueda. En Japón saben más que nadie de eso y por ello la franquicia de comida rápida Lotteria ha sacado una hamburguesa especial que, gastronómicamente, haría llorar sangre a los jurados de MasterChef: una pieza de pollo marinada en vino blanco, con lechuga, mostaza… y chocolate. Aunque quienes ya la han probado dicen que está buena, la simple idea echa para atrás.

Pero allí no sorprende. Y es que Lotteria, con presencia mayoritaria en Japón y Corea del Sur, es famosa por saltarse ese refrán de “no juegues con las cosas de comer”. El mercado de la comida rápida está demasiado saturado allí, así que llamar la atención sobre el resto es algo normal. Y vaya si lo consiguen.

Si bien es cierto que hablamos casi siempre de ediciones limitadas, es muy indicativo que se hayan atrevido a estrenar platos que en otros países no pasarían ni el primer test de prueba. Estas son algunas de las más famosas.

La hamburguesa rascacielos

100601_02_img_02
“No tienes cojones de acabártela”

Hace ocho años, el ministerio de Sanidad (con Elena Salgado a la cabeza) puso el grito en el cielo porque en algunos Burger King se vendían hamburguesas de tres pisos. Toda la polémica de baratillo que se armó en su momento se quedaría en nada, si a alguien en España se le hubiese ocurrido la burrada que sacaron adelante nuestros amigos asiáticos.

Porque esos tres pisos que son demasiado para cualquier estómago no pueden competir ante las versiones especiales que Lottería se saca de la manga para celebrar hitos. Por ejemplo, las hamburguesas hipercalóricas de cinco pisos por su aniversario. Es posible que nos hubiese pasado lo mismo que a William Foster en “Un día de furia” tras ver que el plato ya comprado se quedaba en una bola amorfa de vacuno con queso pringoso. Sin embargo, pocos días después sacaron otra versión con carne de gamba, de mejor aspecto.

¿Parece exagerado? Pues se queda en nada si lo comparamos con lo que ellos mismos llaman “La torre de hamburguesas con queso“. Por algo más de 12 euros al cambio, te llevas a casa una mole de diez pisos, con un aspecto tan terrorífico como la simple idea de zampárselo. Hay inconscientes que juntan hasta tres para montar un verdadero Frankenstein que no se terminaría ni el presentador de “Crónicas Carnívoras”. La empresa ni mucho menos se arrepintió, pues en 2013 sacó una promoción parecida con motivo del estreno de Evangelion que constaba de “solo” nueve pisos de carnaza.

Si a alguien se le ocurre algo parecido, mi sugerencia es que compre diez hamburguesas de euro del McDonald’s y las junte. Eso sí, no me hago responsable de su infarto.

La hamburguesa “y de beber, albóndigas”

o0480064012666912585
Incluye manual de instrucciones.

Aunque no lo queramos reconocer, la mayoría de la gente que va a un bufé libre se comporta como Homer Simpson en “El holandés frito”. Algunos arramplan con todo y casi que les tienen que echar porque el wok o la plancha ya han cerrado. Ese espíritu glotón probablemente haya inspirado la creación de la autoproclamada “Hamburguesa con todo”, que por algo más de 11 euros incluye desayuno, comida y cena para dos días. Sin exagerar.

Citar los más de quince ingredientes de este mastodonte es como enumerar las ofertas que te hacen por un solo objeto en la teletienda: una pieza de vacuno (más otra con queso); carne de gamba, carne de costilla deshuesada, beicon, rodajas de queso, mayonesa (normal y picante), salsa tártara, kétchup, salsa teriyaki, un huevo, repollo, lechuga y pepinillos. Más el pan. Nuff said. Si no quieres algo de toda esa lista te lo quitan y descuentan del precio, pero ¿qué clase de hombre es tan cobarde de no atreverse con algo así?

2013-08-29-02-07-23
Del tamaño y peso de un recien nacido.

El aspecto final no es tan intimidante como prometía el anuncio, pero da la misma grima. Hasta el punto que muchos trabajadores de Lottería creían que el cartel con todas las indicaciones y precios era una broma. Viendo algunas de sus ofertas temporales parece que estén de coña todos los días, cierto, pero para desgracia de la cocina no podían hablar más en serio.

La hamburguesa de fideos

¿Qué podría salir mal?
¿Qué podría salir mal?

Esta variante combina dos pasiones muy niponas: probar platos raros y los fideos instantáneos. Un fenómeno que cuenta incluso con Youtubers que analizan todas las variedades en vídeo como si hiciesen la crítica gastronómica de La Luna de Metrópoli (y en cierta parte es así; el otro día me enteré que uno de ellos ha publicado dos libros). Aunque si tenemos en cuenta que sus vecinos de Corea del Sur pagan por ver a otros comer, no debería extrañar tanto.

Teniendo en cuenta que la materia prima es una masa compacta de fideos, se puede hacer de dos formas. En algunos sitios, esa misma masa haría las veces del pan de hamburguesa (la variedad Kitakata). Pero en Lottería se hizo al revés: el primer ejemplo analizado se trata de un pedazo de noodles y carne de cerdo entre dos bollos, acompañada con un vaso de sopa de bonito. Ni que decir tiene que el resultado fue un fracaso y la mayoría se lo acababa comiendo al estilo tradicional, razón por la que te facilitan unos palillos.

El concepto es tan raro como hacerse un bocata de pasta a la boloñesa… pero es que en Lottería también son capaces de eso. Una de sus franquicias, situada en el zoo de Ueno (Tokio), dedica su menú a los pandas. Hasta los panecillos tienen tostados dibujos de esos osos. Y por alguna extraña razón, su hamburguesa característica incluye una ración de espaguetis con tomate por encima de la carne, que puede estar acompañada de queso americano o un huevo. Quizás pueda funcionar bien si pensamos que es como comerse unos espaguetis con albóndigas, pero parece que quien la creó tenía resaca.

Las hamburguesas del acaudalado

Pagas la caja.
Pagas la caja.

La cosa en Japón no va solo de captar al cliente con rarezas, sino también de ofrecerle productos premium por tiempo limitado. Ahora bien, plantear el concepto puede convertirse en una locura. Y como en Lotteria no se van a cortar en nada, sacaron hace tiempo una hamburguesa que costaba la friolera de 18 euros.

La razón para semejante precio es que la carne empleada es de la variedad “matsuzaka”, una de las más apreciadas de Japón por su veteado de grasa. Los siguientes párrafos están extraídos de una crónica de la agencia EFE, que ya nos indica de antemano que lo que hicieron en Lotteria fue tirar el dinero.

En contra del sueño del paladar occidental, esta carne no está indicada para ser consumida asada o en filetes, porque tiene demasiada grasa. (…)

En Japón se come poca carne, unos 9 kilos anuales por persona, mientras un estadounidense medio consume 44 kilos, por eso, para los japoneses es muy importante elegir la calidad máxima. Aunque una excelente pieza de Matsusaka cuesta unos 85.000 yenes (679 euros) el kilo, los nipones pagan con gusto, especialmente después del problema de las vacas locas.

Como puede esperarse, la gente que pagó por ella acabó algo enfadada.

El otro intento de montar un “impuesto para ricos” del fast food fue la llamada “Hamburguesa recompensa”. Por algo más de 10 euros, te servían un trozo de ternera japonesa de cuatro centímetros de grosor, cubierta de salsa de trufa. Aunque el póster promocional era muy bonito, la realidad no tenía nada que ver y el resultado final era un mondongo de carne que, como diría Alberto Chicote, “si lo veo por la calle no lo piso”.

mondongo
Iguales.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s