Ujfalusi a Eurovisión (ahora sí)

It's Conchita, bitch
It’s Conchita, bitch

Cuando todavía queda un montón de tiempo para Eurovisión 2014 y en España alguien se tumba en el sofá hasta que toca llamar a El Sueño de Morfeo a última hora, esta semana se ha desvelado el nombre del primer artista que participará: un señor con barba que se hace pasar por mujer. Y que también tiene buena voz, las cosas como son.

Hace dos años ya hablé en el antiguo “Café con caracoles” de la nueva sensación austríaca: Conchita Wurst. Esta “mujer” con nombre de bocadillo de salchicha no es otra cosa que el apodo artístico de Thomas Neuwirth, un chaval que salió de una especie de Operación Triunfo en 2006, cuando esos concursos aún estaban de moda por nuestra piel de toro. Al poco tiempo la discográfica se dio cuenta que no sacaría nada vendiéndolo por separado, así que lo endosó en un proyecto de boyband al uso con todos los estereotipos de cuota posibles: el líder, el duro, el sensible y el guiño racial (a veces negro, otras hispano o asiático). Adivinen qué le tocó hacer.

El caso es que su Banda Tope no pasó del primer álbum y dos sencillos mediocres, así que cada cual se buscó las habichuelas como pudo. Y aquí es donde llega lo más jugoso de la historia. Harto de que no le llamaran, Thomas dio un giro a lo Tootsie y en 2011 se presentó a una especie de Tú si que vales en la televisión pública (ÖRF). En vez de ofrecer la imagen moñas de antaño, el tío se vistió como una mujer y puso su voz más aguda. Eso sí, una mujer que se pintó dejó la barba y que tampoco se molestó en ocultar una nuez del tamaño de una bolsa de la compra. “En plan travesti radical”, que diría Fangoria.

Conchita no ganó, ni falta que le hacía. Llamó la atención de la ÖRF para que en 2012 se presentara a su preselección de Eurovisión y quedó segunda con “That’s What I Am”, una balada schlager absolutamente hortera y con letra de autoconvecimiento “para tí, mujer, que estás en el sofá con tu bol de helado y Divinity en la tele“. Es decir, 100% apropiada para el certamen. Sin embargo, sucumbió ante una canción igual de horrible pero que por lo menos se dejaba oír. Fue un “Ya te llamaremos” en toda regla.

Dos ediciones después, tras unos resultados muy mediocres, Austria quiere volver a esa ola de rarezas con la que tanto destacó en el certámen, tanto para bien (Alf Poier) como para mal (casi todo lo que vino después). Conchita Wurst ha sido elegida en esta ocasión a dedazo, tal vez reconociendo la ÖRF que erró al no gastar ese cartucho cuando tocaba. Todo depende de la canción que le compongan esta vez. Pero a buen seguro llamará la atención del espectador. O, al menos, de esos periodistas que cuando toque hacer la previa eurovisiva dirán “no te compliques, mete a Bonnie Tyler y a esta que pincha con la barba“.

Anuncios

Un comentario en “Ujfalusi a Eurovisión (ahora sí)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s